• 633 461 462 // 91 192 09 82
  • contacto@psynthesispsicologia.es

Afecto y Autoestima

La sociedad actual va a tal velocidad en su vida cotidiana, que no es consciente de la importancia de las emociones y su adecuada regulación.

Muchas personas acuden a consulta porque los síntomas de ansiedad, depresión o estrés son consecuencia de una mala regulación y expresión emocional. Pero no solo esto, la falta de unas adecuadas habilidades de afrontamiento, la baja asertividad, autoestima, la dificultad para tomar decisiones o los problemas para afrontar o solucionar problemas, afectan de tal forma, que cada vez son más las personas que acuden a consulta para poder mejorar sus habilidades en estos ámbitos y potenciar así su calidad de vida.

inteligencia emocional Madrid

Inteligencia emocional

Vivimos en una sociedad que se preocupa mucho por el bienestar. Sin embargo, la mejora de calidad de vida se centra casi exclusivamente en la parte física. Pero ¿qué pasa con el bienestar y la salud emocional?

Muchas personas acuden a consulta porque sienten que algo no funciona bien en sus vidas. Explican que están nerviosos, deprimidos o estresados. No obstante, muchas veces no son capaces de identificar que emociones experimentan que pueden ir asociados de ese malestar del que hablan.

La inteligencia emocional es la habilidad que nos permiten expresar de manera equilibrada nuestros estados emocionales; entender las emociones de los demás; y utilizar esta información para guiar nuestro comportamiento durante las relaciones sociales.

Si alguien se enfada con facilidad; se entristece con frecuencia; deja sus proyectos a medias; o no logra comprender de dónde vienen sus impulsos o necesidades, es sinónimo de que no ha desarrollado suficientemente su inteligencia emocional.

Sin embargo, esta inteligencia no se limita al autoconocimiento y el manejo de nuestras emociones. También es entender a los demás y tener en cuenta sus sentimientos y motivaciones. Una persona emocionalmente inteligente será capaz de conectar con los demás; tener en cuenta sus necesidades; y aliviar las tensiones para facilitar un entorno de comprensión y bienestar.

Autoestima

La autoestima es la opinión que tenemos sobre nosotros mismos. Sobre cómo nos queremos y cómo nos aceptamos. Es esencial para la supervivencia psicológica. Sin cierta dosis de autoestima, la vida puede resultar enormemente penosa haciendo imposible la satisfacción de muchas necesidades básicas.

La autoestima hace referencia a la necesidad de respeto y confianza en sí mismo. Esta necesidad es básica; todos tenemos el deseo de ser aceptados y valorados por los demás. Satisfacer esta necesidad hace que las personas se vuelvan más seguras de sí mismas. Sin embargo, el no poder tener reconocimiento por los propios logros, puede llevar a sentirse inferior o fracasado. Por otro lado, es aprender a confiar en uno mismo, confiar en nuestro instinto, el desarrollar una conexión con nuestro cuerpo y escuchar los mensajes que nos envía. Si podemos escuchar a nuestro interior vamos a poder tomar decisiones saludables, y cuantas más decisiones saludables tomamos, más autoestima vamos a tener. Además, la autoestima significa que nos valoramos a nosotros mismos, que podemos estar solos con nosotros mismos y sentirnos bien con nosotros mismos y tener confianza en nosotros mismos.

Duelo y pérdida

Es innegable el profundo y duradero impacto que puede ocasionar la pérdida de un ser querido. Al duelo, como reacción emocional ante la pérdida de un ser querido, se le atribuyen síntomas como la pérdida de interés del mundo exterior; tristeza; sentimientos de culpa; insomnio; perdida de apetito, etc. Sin embargo, cada persona siente el duelo según su personalidad, su relación con la persona perdida y sus recursos personales. 

duelo y pérdida

El duelo no hace referencia simplemente a la muerte de un ser querido. Podemos sentir duelo ante una ruptura amorosa, la pérdida de un trabajo, la muerte de nuestra mascota o la ruptura o pérdida de un objeto importante para nosotros. La intensidad del duelo no va a depender de la persona u objeto en sí. Esta intensidad va a depender del valor emocional que tenían para nosotros.

En definitiva, el duelo y la pérdida son fenómenos que rompen o alteran nuestros patrones de vínculo personales. De esta forma, alteran nuestro mundo interior (de recuerdos; de vivencias; de experiencias, etc.); alteran provisionalmente las capacidades y expresiones personales; y se expresan a nivel psicosomático (provocando ansiedad; sufrimiento; dolor y enfermedad) y a nivel sociocultural.

Habilidades sociales y asertividad

Somos seres sociales, todos somos conscientes de ello. Sin embargo, muchas personas consultan por tener dificultades en el ámbito social: les cuesta decir “no”; se sienten incómodos al hacer críticas; les cuesta empezar y mantener conversaciones; o, incluso, les cuesta dar su opinión. Éstas y otras situaciones tienen que ver con nuestro nivel de desarrollo de habilidades sociales.

Nuestra capacidad de socializar es una de las destrezas que más influyen en nuestro bienestar personal y en nuestro equilibrio emocional. Sin embargo, es importante saber que aunque sintamos que carecemos de estas habilidades, se pueden aprender. Un entrenamiento y aprendizaje de estrategias adecuadas nos permite alcanzar un desarrollo notable de estas habilidades, mejorando nuestro estado emocional, autoestima y bienestar.

Solución de problemas y toma de decisiones

Otras personas acuden a consulta porque sienten que no son capaces de enfrentarse eficazmente a sus problemas cotidianos. Podemos definir problema como “el fracaso para encontrar una respuesta eficaz”. La solución de problemas es útil para reducir la ansiedad asociada a la incapacidad para tomar decisiones.

habilidades sociales

Desde Psynthesis Psicología ayudamos a las personas que identifiquen, descubran y/o desarrollen soluciones adaptativas de enfrentamiento a los problemas de su día a día. De esta manera, la persona dirige sus esfuerzos de enfrentamiento; hacia la modificación de, por un lado, la naturaleza de la situación. Para que no siga representando un problema. Y por otro, hacia sus reacciones emocionales y conductuales a tales problemas.

La resolución de problemas ayuda a reducir o eliminar los pensamientos negativos que llevan a la persona a creerse incapaz de manejar una situación, a reducir la ansiedad que surge cuando se es incapaz de tomar una decisión, para aliviar los sentimientos de impotencia e ira cuando no se ha encontrado una solución a los problemas crónicos.

Psynthesis Psicología