• 633 46 14 62
  • contacto@psynthesispsicologia.es

Estrés crónico. Qué es y síntomas

Estres cronico. Que es y sintomas

Estrés crónico. Qué es y síntomas

El estrés prolongado en el tiempo acarrea numerosas consecuencias negativas para la persona que lo padece. A continuación, te contamos qué es el estrés crónico y cuáles son sus síntomas.

¿Qué es el estrés?

Es estrés es una respuesta natural del organismo ante situaciones percibidas como una novedad, desafío o trauma.

Es un fenómeno muy extendido en la actualidad, siendo las causas de su aparición de diversa índole, aunque la cultura y el estilo de vida occidental propicia y contribuye al surgimiento del estrés.

Existen varios tipos de estrés, por lo que es importante diferenciar el estrés agudo del estrés crónico.

El estrés agudo, se entiende como una aparición puntual y temporal de estrés, por lo que sentirlo en algún momento no es algo dañino, ya que el estrés en pequeñas cantidades nos ayuda y prepara para dar una respuesta ante aquellos estímulos estresantes.

Sin embargo, cuando el estrés se prolonga en el tiempo es cuando aparece el agotamiento físico, emocional o cognitivo, mermando la autoestima de la persona, y llegando incluso a desembocar en depresión.

Es decir, se llega a una situación clínica que puede tener importantes consecuencias para la salud física y mental de la persona: el estrés crónico.

Este tipo de estrés suele aparecer por aquellas situaciones no resueltas que se mantienen durante cierto tiempo, como semanas, meses o incluso años.

Síntomas del estrés crónico

Las personas que padecen estrés crónico, a diferencia de las personas con estrés agudo, en la mayoría de las ocasiones no son conscientes de lo que les está pasando, ya que han interiorizado y normalizado el estado organísmico en el que se encuentran.

Una buena forma de abordar y manejar la situación que provoca el estrés crónico es atender a los síntomas tanto físicos como psicológicos, ya que este tipo de estrés se manifiesta de muchas maneras.

Síntomas del estrés crónico

Atendiendo a los síntomas del estrés crónico podemos encontrar:

  • Hipertensión arterial y aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Eczemas.
  • Problemas menstruales.
  • Alteraciones del sueño.
  • Diabetes y obesidad.
  • Diarrea y estreñimiento.
  • Disfunciones sexuales.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Fatiga y sensación de debilidad.
  • Dificultad para respirar.
  • Problemas de memoria y atención.
  • Cansancio.
  • Ataques de pánico.
  • Debilitamiento del sistema inmune, y, por lo tanto, facilidad para contraer infecciones.

El estrés crónico produce tal desgaste emocional y físico, que se puede llegar a sufrir enfermedades muy graves, como accidentes cardiovasculares, ictus, depresión o incluso cáncer como sugieren algunos estudios.

Además, las personas con estrés crónico tienes más probabilidades de cometer suicidio, de realizar acciones violentas contra si mismos o recurrir al abuso de sustancias.

Igualmente, el estrés crónico no sólo afecta a la persona, si no a su entorno; familia, amigos, trabajo, de modo que dificulta enormemente sus relaciones sociales y vínculos afectivos.

El problema del estrés crónico es su baja capacidad de diagnóstico, básicamente porque la persona que lo padece está tan acostumbrada a sentirse así, que no se da cuenta de lo que verdaderamente le está sucediendo.

Tratamiento del estrés crónico

El tratamiento del estrés crónico se fundamenta básicamente en un cambio radical del estilo de vida.

Es decir, podemos mitigar el estrés si resolvemos aquello que lo está generando, como por ejemplo divorciarse si hay problemas conyugales que afectan a nuestra salud mental, o cambiarnos de empleo si lo que nos ocurre es que estamos sufriendo el síndrome del trabajador quemado o burnout, mobbing laboral, o cualquier otro tipo de afectación.

Sin embargo, el cambio muchas veces no es posible, como en aquellas situaciones donde se dan problemas económicos, hay paro de larga duración o simplemente las circunstancias personales de cada uno no lo permiten.

Cuando esto ocurre, lo que si que podemos hacer es realizar pequeños cambios en nuestro día a día, como cuidar nuestra alimentación, practicar más deporte o actividad física, dedicarle tiempo al ocio y a la familia, o buscar momentos de relajación e intimidad con uno mismo son maneras efectivas de aplacar el estrés crónico.

Igualmente, acudir al psicólogo puede ser clave para aprender a gestionar todas las emociones y sensaciones que acompañan al estrés crónico, proporcionando herramientas en el manejo del estrés y dando lugar a un espacio de total libertad para el paciente.

Si sientes que últimamente el estrés te está sobrepasando, te animo a que intentes realizar pequeños cambios en el día a día, y si es posible, que te alejes lo máximo posible del foco del estrés.

De igual manera, te invito a que, si lo necesitas, te pongas en contacto con nosotros.

Estaremos encantados de escucharte y ayudarte en todo lo que necesites.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

Deja tu mensaje