Programa Adversus para oposiciones

Cada año, son más las personas que deciden prepararse una oposición. Los motivos pueden ser variados: expectativas laborales; años en paro; estabilidad; alcanzar un determinado puesto de trabajo; etc.

Programa Adversus

La iniciativa es buena. Sea cual sea el motivo para opositar nunca debe menospreciarse. Cada persona tiene sus razones, sus expectativas y, no se puede negar: en cuanto consigues tu plaza, “solucionas muchas cosas en tu vida”. Sin embargo, muchas veces, cuando se toma esa decisión, dejamos de lado algunas cuestiones que son importantes tener en cuenta: opositar no es fácil. No todo el mundo está preparado para afrontar la oposición emocionalmente. Es decir, todos tenemos la capacidad para aprobar la oposición; sin embargo, a veces, las circunstancias no acompañan. O lo que es peor, olvidamos que somos nosotros los que tenemos que estudiar, parece que no nos conocemos lo suficiente y no tenemos en cuenta nuestras necesidades. En resumen, no sabemos enfrentarnos a lo que, psicológicamente, representa una oposición.

Como opositor te enfrentas a días de estrés, cansancio y mal humor. Hay días en los que sientes que todo el mundo te apoya, que estas en la cima, que puedes con todo. Y días en los que nadie te hace caso; o en los que te desharías de todo aquel que se acerca más de lo que te gustaría porque no te aguantas ni tú mismo. Y es que, la oposición es una carrera de fondo que se llega a convertir en una auténtica montaña rusa emocional.

¿Qué pasa cuándo decides opositar?

En primer lugar, tomas la decisión de opositar. Todo es motivación. Has tomado la determinación; compras el material; haces horarios de estudio, sueño, comida, salidas y descansos. Eliges lugar para estudiar. Cada uno tiene sus preferencias: puedes estudiar en el salón; en tu habitación; en la biblioteca… Y comienzas con tus pequeñas manías (que nadie que no oposite entiende, pero que son indispensables): folios o cuadernos para los apuntes; bolígrafos o lápices específicos; las cosas en tu mesa deben estar ordenadas de una determinada manera; o si vas a la estudiar a la biblioteca, debes estudiar en “tu” sitio (¡ojo! el que se haya sentado en él).

Quizás, esto, visto desde fuera no se comprende, pero a lo largo de los días, semanas y meses, has entrado en una rutina de la que es difícil salir. Te estás acostumbrado a realizar ciertas tareas en unas condiciones determinadas que cuando cambian, te desconcentran. Son pequeños detalles que para los demás son absurdos, pero que para ti lo son todo, y nadie lo entiende.

Opositar en Madrid

Convocan tu oposición (si tienes suerte de que sea convocada anualmente) y haces el examen. Si sólo hay uno, tipo Formación Sanitaria Especializada, estupendo; te presentas y si apruebas, accedes a cuatro años de formación, pero ¿y si hay más? Hay oposiciones en las que debes presentarte a 5 ó 6 exámenes; a veces, incluso hay que “cantarlos” para poder obtener una plaza. Este tipo de procesos se suelen alargar más de un año. Debes prepararte el siguiente examen sin saber si has aprobado o suspendido; sin descansar de uno a otro y, sinceramente, es agotador. En este tipo de procesos, lo más habitual es dedicarle varios años a la preparación. Sabes cuándo empiezas, pero no cuando conseguirás tu plaza.

En principio parece fácil. No obstante, la incertidumbre, el estrés, el cansancio físico y psicológico, hacen mella a lo largo del camino. Y con el paso del tiempo y, a pesar del apoyo que tengas a tu alrededor, no todos los estudiantes están preparados emocionalmente para este proyecto.

¿Qué expresan los opositores?

Muchos de los opositores hablan de:

Aislamiento social

Dejan de quedar con sus amigos. Su vida es la oposición y los estrictos horarios, a veces, no te dejan tiempo para ellos. En muchas ocasiones los estudiantes se quejan de que sus amigos y conocidos les reprochan que no les ven o que no les dedican tiempo, sintiendo que los demás no entienden su situación.

Miedo al fracaso

Con el paso de tiempo, empiezan a poner en duda su capacidad. Ven, objetivamente, que no están aprobando los exámenes; se bloquean, o preocupan porque no saben si el esfuerzo merecerá la pena. Empiezan a pensar qué pasará si después de tanto tiempo, no consiguen aprobar.

Problemas de organización y concentración

La ansiedad les bloquea. Pueden tener problemas de sueño que hacen que sea menos fructífero el estudio; dejan de organizar descansos porque no pueden abarcar toda la materia; no saben establecer horarios realistas y adecuados a sus necesidades personales; comparan sus horas de estudio con las de los demás y desesperan porque siempre hacen menos que el resto, a pesar de no poder dar más de sí.

No solo dejan de ver a sus amigos, muchos opositores pasan demasiadas horas en la biblioteca o encerrados estudiando. No hablan casi con las personas con quien conviven o con demás opositores de la biblioteca, no quieren molestar o, sencillamente, no hay tiempo para ello. En muchas ocasiones, la soledad viene dada por los mismos compañeros de oposición, se consideran rivales, no hablan o no se ayudan entre sí por dar no dar ventajas al otro, sin darse cuenta de que lo que solo necesitan es compartir un rato con alguien que está en la misma situación, con las mismas incertidumbres…

Expectativas

Muchos opositores no tienen expectativas realistas respecto a la oposición y se sobrecargan, sin comprender que ciertas técnicas de estudio y organización, les facilitarían el proceso.

Indefensión aprendida

La indefensión aprendida es un estado de desmotivación que siente el opositor hacia lo que está haciendo. Suele aparecer tras varios intentos de examen con resultados negativos. Finalmente, algunos estudiantes, deciden dejar la oposición ya que sienten que estudien lo que estudien, o hagan lo que hagan, los resultados positivos no dependen de ellos o de su esfuerzo y que no merece la pena seguir estudiando porque no tienen la capacidad para aprobar.

A todo esto, hay que sumarle, la inseguridad; los problemas de sueño; descontrol alimentario; o cambios en el estado de ánimo, que se pueden dar en algunos casos como consecuencia de la incertidumbre; tensión; ansiedad; y estrés propios de la oposición.

En resumen, los opositores viven unas circunstancias especiales que, lamentablemente, muchas veces solo puede ser entendida por quien las ha vivido. Muchos opositores refieren que a pesar del apoyo familiar y social, no les comprenden. Les escuchan pero no les entienden.

Programa Adversus

Haciendo caso a esta demanda, desde Psynthesis, hemos desarrollado el Programa Adversus. El programa no puede asegurar que apruebes, pero sí te aporta las herramientas necesarias para el afrontamiento psicológico de la oposición. Trabajamos desde cada caso particular, cubriendo las necesidades personales de cada uno de los estudiantes desde sus propias particularidades. No es un tratamiento psicológico. Adversus es una guía y un apoyo para obtener la ansiada plaza. Desde el programa se potencian las capacidades personales y ofreciendo las herramientas necesarias para que las emociones y pensamientos negativos y derrotistas que pueden llegar a aparecer al cabo del tiempo disminuyan, aumentando la confianza, mejorando las expectativas y favoreciendo el estudio.

El programa ayuda a:

  • Manejar las situaciones de crisis.
  • Aumentar la confianza y la autoestima.
  • Aprender a ajustar expectativas, enfrentando el perfeccionismo y la apatía.
  • Planificar de un modo racional y adaptado los tiempos de estudio y las propias capacidades.
  • Dormir correctamente: tener una buena higiene del sueño.
  • Tener una alimentación equilibrada y organizada.
  • No recluirse, dedicándose exclusivamente al estudio: tener una buena planificación de tiempos de ocio y de estudio.
  • Manejo y control emocional.

Nuestro objetivo es conseguir que se alcance y se mantenga un buen equilibrio, eliminando el estrés, aprendiendo herramientas para una adecuada gestión del estudio, adquiriendo técnicas para el manejo de las situaciones de crisis y sabiendo mantener siempre unos hábitos saludables sin entrar en dinámicas perjudiciales para uno mismo.

Por ello, contar con psicólogos especializados, significa aprovechar de un modo más eficiente el esfuerzo y adquirir los conocimientos adecuados a cada fase del largo proceso de la oposición.

1
Hola. Soy Blanca Fernández, psicóloga. ¿Puedo ayudarte en algo?
Powered by
Psynthesis Psicología