• 633 461 462 // 91 192 09 82
  • contacto@psynthesispsicologia.es

Programa Amaxofobia

¿Qué es la amaxofobia?

El término amaxofobia hace referencia a la respuesta de intenso temor e incapacidad a conducir que experimentan algunas personas.

Amaxofobia

Este miedo es un problema mucho más habitual de lo que podría parecer (afecta a más del 30% de los conductores españoles, en su mayoría mujeres). Es el resultado de un proceso en el que la persona percibe el tráfico como una amenaza; percibe a los demás conductores como peligrosos; y se siente incapaz de afrontar el miedo a conducir.

Los síntomas más habituales que pueden aparecer son:

  • Sudoración.
  • Taquicardia.
  • Temblor.
  • Pesadillas anteriores y posteriores al viaje.
  • Ideas negativas e irracionales.
  • Sentimientos de inutilidad.
  • Baja autoestima, etc.

La amaxofobia no está relacionada con ninguna enfermedad mental seria, ni con ninguna enfermedad física conocida. En general, su origen se puede explicar porque la persona reacciona de manera desmesurada ante situaciones normales en la conducción, viviéndolas como si fueran peligrosas. Estas sensaciones de miedo les empiezan a preocupar. Y esto, les lleva a evitar las situaciones que están relacionadas con ese miedo.

¿Por qué aparece?

Existen muchas causas que pueden generar el miedo a conducir. Sin embargo, no suele ser fácil precisar qué origina esta “hipersensibilidad” y lleva a las reacciones de pánico. Unas veces sucede después de una enfermedad, cuando el organismo está más débil; otras tras un trauma o shock emocional (como podría ser un accidente de tráfico); y en otras, surgen como consecuencia a épocas de estrés o ansiedad prolongadas.

Causas amaxofobia

Además, el acto de conducir supone manejar un alto número de estímulos al mismo tiempo: el manejo de una máquina compleja como es un coche, en el que hay que coordinar pies y manos para los diferentes mandos; tener mucha atención en los espejos y señales acústicas para saber qué hacen los vehículos que circulan con nosotros; estar pendientes de las diferentes señales que existen en la vía; controlar la velocidad que llevamos; aumentar la atención ante situaciones climatológicas desfavorables; etc. A todo esto, hay que sumarle la responsabilidad que nos puede suponer llevar a otros pasajeros o pensar que nuestra vida se pone en peligro. En definitiva, un sinfín de circunstancias que hacen de conducir un acto sumamente estresante.

En general, este temor aparece en aquellas vías en las que el conductor no puede ejecutar una respuesta de huida en caso de sentir angustia (autovías; carreteras sin arcén; túneles; viaductos o pendientes pronunciadas), y con él, se pone en riesgo la vida de otras personas. Una persona con miedo, puede llegar a estar más pendiente de las circunstancias que tienen que ver con el mismo (pensamientos; emociones; sensaciones corporales; etc.) que con la conducción, lo que dificulta su respuesta de reacción ante una situación de riesgo.

No obstante, es importante saber que este miedo se supera. En la actualidad el tratamiento más eficaz es la terapia de exposición en la que el paciente se va enfrentando de manera progresiva y controlada a las situaciones que le provocan temor, acompañado por tratamiento psicológico para el control y manejo de ideas y creencias irracionales, así como el manejo emocional.

Programa Amaxofobia

El Programa Amaxofobia, ha sido desarrollado como tratamiento multicomponente: psicológico y prácticas de conducción.

Principalmente, el abordaje psicológico va dirigido a dotar de las herramientas necesarias que van a ayudar a un mejor manejo de esas sensaciones de miedo que embargan a la persona cada vez que debe conducir. Esto implica, modificar las ideas y pensamientos erróneos que se tienen sobre uno mismo, sobre el tráfico y la conducción en general; así como aprender a manejar y controlar la respuesta de miedo, huida o evitación que provoca el tener que conducir.

Por su parte, las clases prácticas, permitirán readquirir la costumbre de coger el vehículo todos los días, minimizando las sensaciones de miedo, siempre desde el afrontamiento y la confianza de que se tiene la capacidad suficiente para conseguirlo.

Nuestro programa, de corta duración, se desarrolla en cuatro fases:

  • Fase 1. Comprensión: Comprender qué es el miedo a conducir, cómo se produce y se mantiene y cómo abordarlo.
  • Fase 2. Manejar el miedo: Por un lado consiste en aprender a detectar los pensamientos catastrofistas y los pensamientos alternativos realistas. Y, por otro, aprender técnicas de control de la ansiedad y usarlas para afrontar el miedo.
  • Fase 3. Exposición en imaginación: Mediante ejercicios y tareas se expondrá en su imaginación a las situaciones temidas, sin llevar a cabo interpretaciones catastrofistas y utilizando las técnicas aprendidas de control de la ansiedad.
  • Fase 4. Exposición en vivo: Exposición progresiva y reiterada a las situaciones temidas del tráfico, sin llevar a cabo conductas de evitación.

Esta exposición en vivo se llevara a cabo en colaboración con la autoescuela.

Psynthesis Psicología