La inferencia arbitraria es una distorsión cognitiva que nos hace realizar una interpretación errónea de la realidad. A continuación os presentamos qué es y una serie de ejemplos para comprenderla mejor.

¿Qué es la inferencia arbitraria?

La inferencia arbitraria es un tipo de distorsión cognitiva que lleva al individuo a sacar conclusiones sin fundamentación previa, interpretando de forma precipitada diferentes elementos de la realidad. Aunque parezca un atajo lógico para responder al entorno, normalmente al no estar fundamentado lleva a prejuicios dañinos o actitudes negativas. Las personas que realizan inferencias arbitrarias suelen adivinar el futuro o los pensamientos de los demás.

Además, está relacionada con el sesgo confirmatorio: busco confirmar algo que creo, negando o no teniendo en cuenta los elementos que me dicen lo contrario.

Ejemplos de inferencias arbitrarias

Veamos cómo pueden darse estas inferencias arbitrarias, a las que otros autores denominan conclusiones precipitadas:

Hay veces que creemos saber qué piensan los demás. Es el “poner en boca de otro lo que pienso yo”.

Por ejemplo: “le he enviado un mensaje a mi amigo pero tarda mucho en contestar, seguro que está enfadado conmigo o con otras personas que le caen mejor”, “como esta persona es amable conmigo, seguro que está enamorada de mí”, “el profesor va a poner el siguiente examen extremadamente difícil, va a ser imposible de aprobar ya verás”.

Puedes leer más sobre distorsiones cognitivas en nuestro post del blog: Distorsiones cognitivas.

Desde Psynthesis Psicología estamos a tu disposición y te animamos a ponerte en contacto con nosotros.

Escrito por: Patricia Terrón García

Si crees que puedes necesitar ayuda, en Psynthesis Psicología estamos a tu disposición.

Infórmate sobre nuestros servicios de terapia psicológica