• 633 46 14 62
  • contacto@psynthesispsicologia.es

¿Puede doler el cuello por estrés?

puede doler el cuello por estrés

¿Puede doler el cuello por estrés?

¿Conoces los efectos del estrés en el cuerpo? ¿Sabes por qué nos duele el cuello a sentir estrés? ¿Qué podemos hacer para mitigar sus síntomas? En el siguiente artículo te contamos todo esto y más.

 

¿Cómo nos afecta el estrés?

Sabemos de sobra que el estrés afecta a nuestra salud psicológica. Las preocupaciones del día a día; las numerosas responsabilidades a las que tenemos que hacer frente; la carga de trabajo; o la imposibilidad de conciliar la vida laboral con la personal, muchas veces nos ponen en situaciones complicadas, como si fuéramos malabaristas de nuestra propia vida.

Sin embargo, no sólo el estrés nos daña psicológicamente, sino que en muchas ocasiones ese estrés se refleja a través de dolores de las cervicales, o musculares, como pueden ser el dolor de espalda o el cuello.

 

¿Por qué se forma el dolor de cuello?

El cuerpo es un reflejo de lo que nos ocurre internamente, por lo que no es de extrañar que en él se alojen todas aquellas emociones, tanto las expresadas como las no expresadas.

Un dato curioso que confirma esto, fue un estudio realizado por la Universidad de Aalto, el cual reveló cómo experimentamos las emociones en el cuerpo. El resultado fue que, independientemente de la cultura, todas las personas participantes en el experimento ubicaron y coincidieron al ubicar en el mapa corporal las emociones básicas y complejas.

Cuando hablamos del estrés producido por una serie de eventos y emociones negativas, debemos tener en cuenta que, corporalmente, se produce una tensión automática de los músculos de mandíbula, del contorno de los ojos, la boca, el cuello y la espalda.

¿Cuál es el motivo de esto? Porque evolutivamente el estrés tiene, y ha tenido, una función adaptativa, ya que nos ha preparado para atacar o huir ante el peligro, de manera que toda esta tensión muscular tiene cómo último objetivo prevenir nuestra respuesta ante aquello que nos produce temor.

Es decir, aunque el estrés por sí solo no es dañino, si se torna crónico, sus dolencias musculares, como el dolor de cuello, también lo serán.

 

Síntomas de estrés muscular

Los síntomas de la tensión muscular pueden llegar a ser más o menos intensos; sobre todo en función del grado de sobrecarga y del perfil de la persona.

Entre los principales signos de la tensión muscular encontramos:

  • Rigidez muscular y pesadez.
  • Contracturas musculares y músculos rígidos al tacto, sobre todo aquellos ubicados en la parte del cuello y la espalda.
  • Dolor en ciertas zonas del cuello, espalda, hombros, mandíbula y entrecejo.
  • Dolor de cabeza y mareos de tipo punzante, como en las cervicales.
  • Calambres en las piernas.
  • Hormigueo si la tensión de los grupos musculares provoca compresión de algún nervio.
  • Movilidad reducida.
  • Debilidad muscular.
  • Cansancio.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad.

 

¿Cómo aliviar el dolor de cuello por estrés?

Existen una serie de ejercicios y de tratamiento puramente físicos para disminuir las molestias y el dolor de cuello, encontrando entre ellas las siguientes:

  • Terapia térmica: aplicando calor en la zona gracias a bolsas de gel, o dándonos un baño de agua caliente.
  • Técnicas de relajación: a través de ejercicios de respiración y meditación, como la contracción y distensión de grupos musculares podremos aliviar el dolor producido por el estrés.
  • Masajes: si solemos sufrir contracturas estaremos acostumbrados a acudir al fisioterapeuta. Si nunca has acudido, te invito a que lo pruebes para que así, de esta manera, pueda aplicarte un masaje descontracturante y mitigue la rigidez muscular.
  • Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento muscular: practicar pilates, yoga o taichi produce serios beneficios para el cuerpo y la mente, así como para fortalecer músculos.

Uno de los ejercicios de estiramiento de cuello prácticos que puedes practicar es el siguiente:

  1. Mantente erguido con la cabeza en el centro.
  2. Coloca la mano derecha sobre la cabeza con los dedos apuntando hacia el lado izquierdo.
  3. Empuja la cabeza lentamente hacia el lado derecho hasta que notes que la parte izquierda del cuello se estira.
  4. Aguanta el estiramiento durante 20-30 segundos y vuelve al centro.
  5. Repite con el lado izquierdo.
  6. Realiza el ejercicio 2-3 veces con cada lado.

 

Aún así es importante que entiendas que, aunque alivies la sintomatología del estrés, es decir, el dolor de cuello, es muy probable que este dolor atienda a factores emocionales o tu calidad de vida. Por ello, si sientes mucho dolor en el cuello y tus niveles de estrés son muy altos, no sólo te recomiendo que acudas a tu médico, sino también a un profesional de la salud mental como nosotros los psicólogos.

En Psynthesis Psicología podremos ayudarte a esclarecer cuál es la fuente de tu estrés, ayudarte a gestionar estos factores que tanto daño te están causando, y, por lo tanto, acompañarte en el proceso hacia tu salud física y mental. No dudes en contactarnos.

 

Compartir en redes sociales

One thought on “¿Puede doler el cuello por estrés?

MagdalenaPublicada el  4:22 am - Ago 6, 2022

Hola!! Como esta! Me llamo Magdalena y tengo un dolor intenso que me llega de la parte baja de mi cabeza al cuello y al hombro tengo un mes quizá mas así y no aguanto hacer fuerza por que .e duele me podría ayudar

    Dra. Blanca Fernández TobarPublicada el  10:33 am - Ago 8, 2022

    Hola Magdalena, con los dolores físicos, siempre es importante descartar cualquier causa orgánica. Por eso, te recomiendo que puedas acudir a tu médico para que verifique si hay algún daño muscular, por ejemplo. Si no es así, y descartamos causa orgánica, es posible que tu dolor se deba a la tensión muscular ocasionada por la ansiedad o el estrés que puede que no estés gestionando bien. Si has descartado causa orgánica y está claro que el dolor es causado por el segundo motivo, te recomiendo que acudas a un profesional de la psicología que te ayude a gestionar la parte emocional y así reducir la tensión muscular. Un saludo.

Deja tu mensaje