• 633 461 462 // 91 192 09 82
  • contacto@psynthesispsicologia.es

Terapia de Pareja

La relación de pareja es un aspecto fundamental en la mayoría de las personas. Cuando nos encontramos ante una relación estable, sentimos que muchos de los aspectos personales están dónde deberían; y esto nos aporta gran bienestar y tranquilidad. Sin embargo, cuando nuestra relación de pareja está deteriorada, interfiere en nuestro día a día, generando malestar.

terapia de pareja en Madrid

¿Qué lleva a que una pareja no llegue a tener la sensación de plenitud, de bienestar, o lo pierda por el camino? Pueden ser diversos los factores por los que una pareja acude a terapia. Y es por esta gran variedad de factores que pueden acudir a terapia parejas con desavenencias o fuertes conflictos y estrés en la relación; como aquellas que están a punto de separación.

Desajuste emocional en la pareja

Resumiendo mucho, son tres los motivos básicos del desajuste emocional en la pareja: las formas de intercambio y control; la comunicación y resolución de conflictos; y los componentes cognitivos o creencias sobre el otro o la relación.

Intercambio y control en la pareja

Es sabido por todos que las parejas con problemas tienden a presentar una baja tasa de reciprocidad positiva y una alta tasa de coerción (es decir, uso del castigo; amenaza; ataque personal; uso de la culpa; etc.).

En general, las parejas con problemas no sólo presentan un bajo refuerzo positivo, sino que muestran una alta tasa de refuerzo negativo y de castigo. Un sistema coercitivo consiste en conseguir lo que uno quiere y necesita por medio de un sistema de control basado en la amenaza, la culpa y el alivio de la aversión. Es decir, cada miembro de la pareja da cosas al otro para evitar o escapar de situaciones desagradables, amenazas, insultos, discusiones, etc. De esta forma, se construye una relación basada en el refuerzo negativo donde el dar se refuerza porque frena experiencias desagradables. Estas medidas suelen funcionar muy bien a corto plazo por lo que la pareja tiende a hacer un uso generalizado de ellas.

En la medida que aumenta el uso del refuerzo positivo como sistema de convivencia y de forma de cambiar las conductas inadecuadas de la pareja, disminuye el abuso del castigo y del refuerzo negativo.

Comunicación y resolución de conflictos

El lenguaje es la forma más directa que tenemos para transmitir deseos, sentimientos, demandas, conocimientos, etc. Es la forma más eficaz para resolver conflictos. Sin embargo, es a la vez un arma de doble filo, ya que puede convertirse en precursor y mantenedor de problemas. La comunicación puede ser un elemento perturbador a la hora de resolver un conflicto, ya que no sólo hay que tener en cuenta lo que se dice o no se dice, sino también la forma en cómo se dice.

terapia de pareja

Existen diferencias importantes entre la comunicación de parejas con y sin problemas. En concreto, las parejas con problemas:

  • Perciben los mensajes de forma menos positiva.
  • Muestran más conductas no verbales negativas (posturas, gestos, etc.).
  • Presentan más conductas verbales negativas (uso del sarcasmo; burlas; quejas; críticas; insultos; etc.).
  • Están más pendientes de lo que dicen que de los que les dice el otro.
  • No escuchan.
  • Expresan de forma muy inadecuada los sentimientos negativos.

Además, las parejas con problemas suelen hacer un mayor uso de afirmaciones negativas (críticas y desacuerdos) y son más desafiantes, defensivas con sus cónyuges y se lamentan más.

Las parejas que acuden a consulta tienen una comunicación excesivamente deteriorada que no sólo les impide resolver los conflictos si no que los mantienen e incrementan en el tiempo.

Componentes cognitivos

En toda relación existen una serie de creencias sobre las relaciones en general y, más concretamente, pensamientos sobre la propia relación.

Las creencias sobre las relaciones se aprenden muy pronto de los padres, las costumbres culturales, los medios de comunicación y las primeras salidas en pareja. Muchas parejas acuden con suposiciones, expectativas o atribuciones concretas sobre la relación. Esto suele ser la base de muchos desacuerdos en la pareja.

Las expectativas que cada persona aporta a la relación crean una dinámica importante en la pareja. Estas expectativas irreales o exigentes producen desilusiones y frustraciones que frecuentemente se asocian a interacciones negativas.

La atribución causal es el término formal del concepto “echar la culpa” en la relación. Es muy común que la pareja llegue a terapia inserta en un círculo vicioso de culpa alimentado por la ira, el resentimiento y el rechazo de los dos a aceptar la responsabilidad en el problema de la relación. Existe una externalización de la culpa y una incorrecta atribución del problema a las acciones del otro.

Todas las creencias disfuncionales, expectativas, suposiciones y atribuciones son caldo de cultivo para que la pareja se vea envuelta en un círculo vicioso de conflictos sin resolver que reaparecen una y otra vez con cada nueva discusión.

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Cuando la relación empieza a deteriorarse y se piensa seriamente que ya no se puede más, lo habitual es que uno de los dos de la voz de alarma.

Como hemos visto, son diferentes los factores que provocan problemas en la pareja. En terapia se atienden los problemas de comunicación; de convivencia; situaciones de crisis; peleas frecuentes; separación; infidelidad; sexualidad; etc.

Terapia de pareja Madrid

El objetivo de la terapia es aplicar estrategias y técnicas que faciliten la expresión y comunicación emocional; mejorar las habilidades de negociación, la búsqueda de soluciones y habilidades de afrontamiento; la flexibilización del pensamiento, juicios e interpretaciones; mejorar la disposición al cambio y la evolución; la adaptación y cambio en las expectativas; etc.

Proceso de la terapia de pareja

La terapia de pareja sigue un proceso claramente establecido para la mejora y satisfacción de la relación:

  • Evaluación. Se realiza un estudio de la pareja para ver qué factores están influyendo en la situación. Las entrevistas se realizan tanto en sesiones conjuntas de la pareja como en sesiones individuales de cada miembro. En esta fase se identifican cuestiones relacionadas con: problemas actuales; comunicación; déficits y habilidades en la pareja; recursos individuales y de pareja; etc.
  • Diagnóstico. Tras la evaluación se define y explica la estrategia terapéutica a seguir, determinando los objetivos y las técnicas para alcanzarlos.
  • Mediante sesiones conjuntas (salvo que se estime en ocasiones sesiones individuales), se pone en práctica la planificación decidida para introducir los cambios necesarios, dotando de las habilidades necesarias a los miembros de la pareja: mejora de los estilos de comunicación; aumento de las capacidades de resolución de conflictos; reestructuración de creencias irracionales; inteligencia emocional; etc.

Es importante comprender que hay ocasiones en las que el objetivo de la intervención no es mantener a toda costa una relación. Por ello, el objetivo de la terapia es comprender cuál es la estrategia más adecuada para el correcto desarrollo emocional de las personas, para lograr un bienestar duradero, juntos o por separado.

Psynthesis Psicología