• 633 46 14 62
  • contacto@psynthesispsicologia.es

Terapia psicológica en Madrid

Te podemos ayudar

En la vida podemos tener momentos de felicidad; pero también momentos de malestar. El día a día, en ocasiones, puede afectarnos, haciendo que nuestra calidad de vida no sea la que esperábamos o nos gustaría tener. Intentamos llegar a todo: nuestros hijos, el trabajo, pasar tiempo con nuestra pareja, etc. Y muchas veces, podemos sentir que el tiempo para nosotros no existe o, simplemente, no sabemos qué nos pasa: solo sabemos que no nos sentimos bien.

Solicita ahora una consulta

Decidir pedir cita con un psicólogo, es el paso más difícil: nos da miedo; nunca hemos buscado tiempo para nosotros (¿por qué hacerlo ahora?); sentimos que es solo una etapa y ya se pasará; creemos que no es tan grave como para pedir ayuda… Pero la verdad es que esta situación es una piedra más que echamos en la mochila y con la que decidimos cargar con ella durante mucho tiempo.

Acudir a terapia psicológica es una de las mejores decisiones que podemos tomar para cuidarnos.

Pero, ¿cómo sabemos lo que necesitamos?

Desde Psynthesis Psicología somos especialistas en psicología y salud. Por eso, ofrecemos diferentes terapias que pueden adaptarse a tus necesidades.

Tipos de terapias psicológicas que llevamos a cabo

Nuestras terapias están basadas tanto en la terapia cognitivo conductual como en la terapia EMDR. Ambas poseen una amplia investigación y han demostrado a lo largo de los años su gran eficacia y validez clínica en la intervención psicológica actual.

terapia individual terapia psicologica madrid

No es necesario padecer un trastorno para acudir a terapia psicológica. Es ideal, y recomendable, acudir a terapia individual cuando sentimos un malestar emocional que no sabemos cómo superar; y no queremos acudir, o no es necesario hacerlo, junto a nuestra pareja o familiares. El objetivo principal de este tipo de terapia es ayudarnos a un mejor conocimiento de nosotros mismos y de cómo podemos reducir nuestro malestar emocional.

terapia de pareja terapia psicologica madrid

Recomendamos acudir a terapia de pareja cuando sentimos que nuestra relación no va bien; o cuando hay aspectos en ella que queremos mejorar. El objetivo de la terapia de pareja es ayudar y colaborar a que ambos miembros de la relación encuentren solución a sus conflictos, cambien conductas que pueden ser dañinas para la relación y mejoren la comunicación para obtener los resultados deseados, entre otras cosas.

terapia emdr terapia psicologica en madrid

Esta terapia es recomendable cuando sentimos que tenemos ciertos bloqueos y estamos enfrentándonos constantemente a momentos y situaciones muy difíciles que nos han podido dejar un malestar que revivimos una y otra vez, a pesar de que ya ha pasado tiempo desde que sucedió. Esta terapia tiene como objetivo acceder y afrontar las experiencias traumáticas vividas; y, por tanto, va dirigida principalmente a abordar el estrés postraumático y otros problemas relacionados con el trauma y el estrés. Sin embargo, con esta terapia podemos afrontar una amplia gama de problemas (enfermedades crónicas y problemas médicos, dolor, duelos, depresión, ansiedad, problemas de sueño, etc.).

Psicologo Online terapia psicologica madrid

Muchas personas tienen complicado acudir de manera presencial a terapia psicológica, ya sea por la distancia, horarios, problemas de salud, etc. Sin embargo es un tipo de terapia que funciona exactamente igual de bien que la terapia presencial, ya sea a la hora de realizar terapia individual o terapia EMDR. Su objetivo principal es facilitar el acceso a la terapia psicológica de aquellas personas que tienen dificultades para acudir a consulta, sin perder la eficacia y validez clínica de la terapia psicológica habitual.

¿Buscas psicólogos para terapia psicológica en Madrid?

Áreas de intervención de nuestras terapias psicológicas


Nuestro equipo de psicólogos en Madrid centro, realiza una terapia psicológica (individual o de pareja) dirigida a modificar las creencias, conductas, emociones e interacciones sociales poco adecuadas y que te generan malestar.

Es por eso que desde Psynthesis Psicología no solo nos encargamos de intervenir en las dificultades de la vida cotidiana; sino que también podemos ayudar a resolver los principales problemas psicológicos relacionados con la ansiedad, el estado de ánimo, duelos y pérdidas, estrés, etc.

Descubre cuáles son algunos de los problemas y áreas de intervención que tratamos en nuestro centro y cómo podemos ayudarte a superarlos.

Terapia psicológica en Madrid centro. Dónde estamos:

Dirección:

Avda. Felipe II, nº2, 1º centro.
28009 Madrid
Metro Príncipe de Vergara (L2 y L9)
Metro Goya (L2 y L4)

Teléfono: 633 461 462
Email: contacto@psynthesispsicologia.es

¿Quieres que trabajemos juntos para superar tus problemas?

Contáctanos y pide cita hoy mismo

    Preguntas frecuentes sobre terapias psicológicas

    ¿Cómo saber qué tipo de terapia necesito?

    Más que tipos de terapias psicológicas, hay diferentes corrientes desde las que podemos trabajar en psicología. Y su efectividad va a depender de las habilidades técnicas y conocimientos del psicólogo que nos está atendiendo.

    Terapia psicoanalítica

    Parte de la idea de que para resolver las dificultades y problemas psicológicos, y así disminuir nuestro sufrimiento, debemos comprender nuestras raíces y causas internas. Este tipo de terapia psicológica nos ayuda a resolver diferentes problemas de nuestro día a día, los vínculos que establecemos con los otros y el modo en que se desarrolla nuestra vida. Todo esto mediante la comprensión de las fantasías, pensamientos, emociones, sentimientos y sueños que conforman nuestro mundo interno.

    Terapia cognitivo conductual

    Esta terapia psicológica se centra, por un lado, en entender cómo las personas piensan acerca de nosotros mismos, de otras personas y del mundo que nos rodea. Y, por otro, analizar en cómo lo que hacemos, afecta a nuestros pensamientos y sentimientos. Es por esto que este tipo de terapia nos ayuda a cambiar nuestra manera de pensar y, como consecuencia, ayuda a cambiar nuestra forma de sentir y de actuar.

    Si lo que estamos buscando es una terapia eficaz para el manejo de la ansiedad, estado de ánimo, problemas de sueño, etc., la terapia cognitivo conductual sería una gran elección ya que su amplia investigación ha demostrado ampliamente su eficacia y validez clínica.

    Terapia sistémica

    Esta terapia parte de la idea de que cada uno de nosotros forma parte de un determinado número de sistemas (familia, trabajo, amigos, etc.) y su objetivo va dirigido a encontrar los problemas que se producen en cada uno de ellos. Lo habitual es que, en terapia, nos encontremos en estos casos con que estamos realizando una terapia familiar en la que intentamos entender la relación que existe con cada uno de los miembros de la familia, las formas de comunicación que existen entre ellos y los problemas que se producen dentro de este sistema. A partir de esto, lo que la terapia sistémica intenta es entender los problemas y cambiar las dinámicas que los producen para mejorar el bienestar de toda la familia.

    Esta terapia es aconsejable para todos aquellos que queramos trabajar junto a nuestra familia o pareja el problema que no nos deja avanzar

    Terapia gestalt

    Se centra en el desarrollo personal y en la capacidad de vivir el presente, la espontaneidad y la responsabilidad. Este tipo de terapia nos entiende como un todo en el que el cuerpo, la mente y el alma deben estar en equilibrio y por tanto buscamos su integridad. Este tipo de terapia psicológica se centra mucho en el presente y no tanto en el pasado y su objetivo va dirigido a que entendamos cómo impactamos en el entorno haciéndonos conscientes de nuestra manera de hacer las cosas y ayudándonos a encontrar otra manera más útil de llevarlas a cabo.
    Si lo que buscamos es crecimiento personal pero tenemos dificultades para conseguir un equilibrio entre lo que sentimos y hacemos, esta terapia es ideal para seguir nosotros y seguir nuestro camino de autodescubrimiento.

    Terapia humanista

    Esta terapia tiene como punto de partida la creencia de que cada uno de nosotros somos únicos y que somos capaces de usar nuestros instintos personales para encontrar dentro de nosotros mismos la sabiduría, el crecimiento, la curación y la realización que se quiere lograr. Es por esto que desde este tipo de terapia psicológica nos centramos en desarrollar sentimientos de autoaceptación y trabajamos en la superación de las críticas o la desaprobación de los demás.
    Si lo que buscamos es acompañamiento pero no pautas ni herramientas para nuestro proceso terapéutico, este tipo de terapia sería el más aconsejable para nosotros, ya que va más dirigido a mostrarnos que somos capaces de hacer por nosotros mismos.

    Terapia EMDR

    Esta terapia ayuda a las personas a recuperarse de un trauma y otras experiencias vitales angustiosas asociadas a problemas como el estrés postraumático, la ansiedad, el estado de ánimo y muchas otras patologías. De este modo, desde un enfoque más neurológico, el EMDR ayuda a procesar los recuerdos traumáticos que tenemos y no hemos podido asimilar de manera adecuada. El objetivo es que podamos recordar un hecho sin revivirlo y sin que aparezcan emociones negativas; así recordaremos como nos pasó algo hace tiempo sin sentir dolor.

    La terapia con EMDR es ideal para aquellos casos en los que necesitamos desbloquearnos y dejar de sentir que estamos enfrentándonos constantemente a momentos y situaciones muy difíciles que nos han dejado un malestar que revivimos una y otra vez, a pesar de que ya ha pasado tiempo desde que sucedió.

    ¿Qué problemas se suelen tratar con una terapia psicológica?

    Los problemas a tratar en terapia psicológica suelen ser variados. Muchas personas piensan, todavía, que ir al psicólogo es de locos o que se debe estar muy mal para tener que ir. Esto no es cierto.

    La realidad es que personas diagnosticadas de un trastorno depresivo mayor, un trastorno de ansiedad generalizada o de un trastorno psicótico, por ejemplo, acuden a terapia psicológica. Sí. Y, de hecho, es muy aconsejable que lo hagan y no depender sólo de la medicación pautada. Sin embargo, en nuestra experiencia, hemos podido comprobar que un amplio porcentaje de los pacientes que acuden a terapia psicológica, es para ayudarles a manejar situaciones de la vida cotidiana que les están desbordando, es decir de “problemas para vivir”: estrés laboral, la pérdida de un ser querido, dificultad para la toma de decisión o la resolución de problemas de pareja, entre otros.

    Hemos patologizado muchas de las cosas que nos pasan: la ansiedad, el estado de ánimo bajo, las pérdidas, el estrés; sin embargo, es importante tener en cuenta que, tener un momento de ansiedad, un estado de ánimo bajo o una ruptura de pareja no son trastornos mentales, sino situaciones o señales que aparecen como consecuencia de nuestra forma de afrontar las complicaciones laborales, el fallecimiento de un ser querido o una ruptura amorosa.

    ¿Qué duración tiene una terapia psicológica?

    Responder a esta pregunta no es fácil. En muchos centros de psicología ofertan terapias breves de apenas diez o quince sesiones, que se suelen quedar cortas. En los seguros de salud suelen ofertar, como mucho, veinte sesiones de terapia psicológica que, además, suelen ser de apenas media hora. En estos casos, el psicólogo, para poder trabajar adecuadamente, suele juntar dos sesiones de media hora, por lo que muchas veces, el paciente solo puede beneficiarse de diez sesiones.

    Cada persona es un mundo, y no es posible estimar el número de sesiones que necesita una terapia psicológica. Su duración va a depender, por un lado, del trabajo que realice el psicólogo, pero supuesto; pero, por otro, también va a depender de la actitud y situación del paciente. Cuanto más tiempo estemos soportando una situación de malestar y más tardemos en pedir ayuda, más larga será la terapia. Por otro lado, a pesar de estar acudiendo a consulta, la vida sigue su camino, por lo que nos podemos encontrar con situaciones urgentes que paralizan la terapia porque debemos centrarnos en ellas (un diagnóstico de enfermedad grave, un despido con el que no contábamos, la pérdida de un ser querido, un problema de pareja, etc.). En estos casos no es que se paralice la terapia psicológica per se, sino que como terapeutas debemos centrarnos en lo que está pasando ahora para reducir el malestar, aportar las herramientas adecuadas y elaborar lo que está pasando, para después continuar con el problema y motivo de consulta principal. Es por esto, que no es posible establecer una duración determinada para una terapia psicológica ya que hay muchos factores en juego y pueden depender de unas personas a otras.

    ¿Cuáles son los beneficios de la terapia psicológica online?

    Los beneficios que podemos obtener de una terapia psicológica online son los mismos que los de la terapia presencial. Estos son innumerables y van desde tener un espacio para nosotros, conocernos y entendernos mejor; hasta obtener las herramientas necesarias para afrontar diferentes situaciones que nos generan malestar.

    Lo cierto es que el beneficio principal de cualquier terapia psicológica es obtener en cierto tiempo las habilidades necesarias para conocernos, cuestionarnos, gestionar nuestras emociones, cerrar heridas y obtener el tipo de vida que siempre hemos querido tener.

    Sin embargo, a nivel práctico la terapia online tiene otros beneficios, que algunas personas no consiguen cuando acuden presencialmente a consulta. Entre ellos encontramos el no tener que desplazarse a consulta pudiendo elegir el lugar geográfico desde donde queremos realizar la intervención; facilita mayor amplitud de horarios para poder llevarla a cabo ya que se reducen los costes de desplazamiento; y mayor sensación de intimidad que algunas personas solo consiguen desde su propia casa. Todo esto sumado a que la terapia online mantiene la misma eficacia y validez clínica que la presencial.

    ¿Por qué acudir a terapia psicológica?

    Son muchos los motivos por los que acudir a terapia psicológica. El motivo principal suele ser porque no nos sentimos bien, sepamos o no el motivo. Sin embargo, hay personas a las que les cuesta mucho tomar esta decisión y cuando vienen nos cuenta que era algo que debían haber hecho hace tiempo, pero que no habían sido capaces o no podían por diversos motivos.
    Las razones son innumerables pero quizás las principales serían las siguientes:

    • Estamos teniendo pensamientos y emociones que nos generan malestar y no sabemos cómo gestionarlos.
    • Nuestra actitud viene motivada por emociones negativas y nos nos gusta cómo estamos comportándonos.
    • Alguna situación externa nos está afectando en exceso y no sabemos cómo enfrentarla.
    • Tenemos síntomas físicos que nos están alertando de que anímicamente hay algo que no está bien: dolores de cabeza, tensión muscular, etc.
    • Hay dificultades en nuestra relación de pareja que queremos solventar.
    • No podemos dormir bien, sentimos ansiedad, miedo, tristeza, etc. desde hace tiempo sin saber por qué.
    • A pesar de sentirnos bien, queremos conocernos y sentirnos mejor por lo que queremos iniciar un proceso de desarrollo personal.

    ¿Es lo mismo un psicólogo que un psiquiatra?

    No. La principal diferencia entre ambos profesionales es que un psicólogo nunca puede recetar porque no es médico.

    Los psicólogos no utilizamos fármacos para realizar nuestras terapias; aunque, en ocasiones, puede ser necesario que el paciente tome medicación para potenciar el proceso terapéutico. En estos casos, desde Psynthesis Psicología damos consejo sobre este aspecto y derivamos al psiquiatra para que evalúe y considere si es necesario tomar medicación para el control de síntomas y favorecer el avance de la terapia psicológica.

    La labor de ambos profesionales está muy relacionada, pero cada uno posee su formación especializada, por lo que sus competencias son diferentes. Al igual que desde Psynthesis Psicología recomendamos y defendemos la necesidad de farmacoterapia cuando es preciso; no recomendamos depender solo de los fármacos. Muchas veces vamos a tener que comprender, elaborar, hacer cambios y aprender a manejar situaciones para poder mejorar; tomando solo medicación no conseguimos los cambios necesarios para tener una vida plena, por lo que, o bien estaremos tomando medicación durante muchísimo tiempo o cuando se retire la medicación volveremos al punto de partida.

    ¿Mi seguro cubre las sesiones de psicología?

    Desde Psynthesis Psicología no trabajamos con seguros privados. Sin embargo, por el trabajo, seguros o pólizas contratadas, algunas personas tienen la posibilidad de beneficiarse de un reembolso de las sesiones. Esto será así siempre que exista una póliza de reembolso en el contrato y se cumplan los requisitos exigidos por la compañía aseguradora.

    De ser así, la compañía aseguradora nos solicitará un informe firmado por el psicólogo colegiado y las facturas correspondientes a las sesiones de terapia psicológica que se estén llevando a cabo.

    ¿Cómo saber si una persona necesita ayuda psicológica?

    A veces no es sencillo saber si alguien necesita una terapia psicológica. No existe una norma definida que nos indique que es el momento de pedir ayuda psicológica. Esto se debe a que un problema puede afectarnos de manera diferente a cada uno.

    Pero hay señales que nos pueden dar pistas sobre esto:

    • Nos sentimos mal sin poder explicar el motivo de ello. Muchas veces sabemos que nos pasa algo, no nos sentimos bien, pero no conseguimos descubrir a qué se debe este malestar.
    • Hay algo en nuestro día a día que nos produce malestar pero no sabemos cómo solucionarlo o afrontarlo. Esto suele ser habitual con los problemas en el trabajo, la pareja o con el estilo de vida que llevamos y los objetivos que nos planteamos.
    • Tenemos ideas o pensamientos negativos que nos generan malestar. Muchas veces tenemos pensamientos que nos causan miedo y malestar y sentimos que son constantes y repetitivos.
    • Hay un abuso excesivo de alcohol u otras sustancias.
    • Hemos perdido un ser querido y sentimos que no “remontamos emocionalmente”. Sentirse mal por la pérdida de un ser querido es algo habitual; sin embargo, hay ocasiones en que este dolor se alarga y nos genera un malestar que dificulta enormemente nuestra vida.
    • Tenemos cambios de actitud que no sabemos a qué son debidos o si lo sabemos, desconocemos cómo actuar. Somos conscientes que estamos estresados, nerviosos o irritables, pero no sabemos qué podríamos hacer para gestionar este conjunto de emociones que, evidentemente, nos están desbordando.
    • Tenemos dificultades para dormir o dormimos en exceso.
    • Presentamos problemas físicos que son consecuencia del malestar psicológico. Muchas veces vamos al médico porque sentimos dolor o malestar físico. Tras hacer las pruebas pertinentes, el médico puede decirnos que no hay causa física para ese dolor o malestar y que deberíamos ir al psicólogo porque hay algo que no estamos gestionando bien y es nuestro cuerpo quien nos avisa.

    ¿Se puede hacer terapia psicológica online?

    Por supuesto. Debido a la pandemia, la terapia psicológica online ha sido un recurso muy útil para poder seguir con nuestro trabajo terapéutico. Sin embargo, es una modalidad de terapia que ya se realizaba antes.

    Hay ocasiones en las que, por diversos motivos, no podemos acudir a terapia presencial. Hay pacientes, que por defecto prefieren esta modalidad de terapia y, hay otros que de manera puntual necesitan hacerla así. Sea cual sea el motivo, no hay problema en realizar un proceso psicológico online. La forma de trabajo, herramientas y dinámicas de trabajo son las mismas realizando terapia psicológica presencial u online. Además, se ha demostrado clínicamente que los tratamientos realizados en esta modalidad mantienen su eficacia y validez.

    Los únicos requisitos indispensables para poder realizar una terapia psicológica online son: tener ordenador, tablet o móvil a mano y un lugar tranquilo e íntimo dónde poder conectarnos a la sesión.

    ¿Qué debo tener en cuenta antes de acudir a un psicólogo?

    No hay una pauta fija para elegir un psicólogo. Tampoco puede darnos nadie la clave de esta elección.

    Muchas veces elegimos al psicólogo porque un familiar o amigo nos ha recomendado al suyo. Pero puede ser que para nosotros no sea una buena elección. Si queremos elegir un buen psicólogo, sería interesante tener en cuenta lo siguiente:

    A nivel práctico, siempre debemos buscar y trabajar con un psicólogo que esté colegiado. Esto lo podemos saber de varias formas: preguntándole directamente; si tiene página web, posiblemente aparezca en ella su número de colegiación; o bien consultando en el colegio de la psicología de una comunidad autónoma en la que ejerza. Este punto es muy importante, que el psicólogo esté colegiado, nos asegura que tiene la formación, compromiso, y responsabilidad con el trabajo que está realizando.

    Debemos asegurarnos de que es un psicólogo general sanitario o psicólogo clínico. Actualmente para trabajar ejercer la profesión los psicólogos debemos tener la titulación adecuada. O bien, ser psicólogos clínicos especializados en psicología clínica vía P.I.R, psicólogos generales sanitarios acreditados gracias al máster de Psicología general sanitaria; o bien, psicólogos generales sanitarios acreditados según lo establecido en la disposición adicional sexta de de la ley 5/2011 de 29 de marzo.

    Y por último, qué tenga la formación y experiencia adecuadas para poder cubrir nuestra demanda.
    Una vez que sabemos todo esto, creemos que es importante llamar y hablar con el psicólogo que nos va a atender. En ese primer contacto, que no compromete a nada, podremos ver si hay conexión con el psicólogo, si me comprende, me dedica tiempo, etc. La mejor manera de elegir un buen terapeuta no es solo conocer toda su formación y que sabe lo que hace, sino que te guste su forma de trabajar, su trato y que sientas que es una persona con la que vas a poder trabajar.

    ¿Cuándo elegir la terapia psicológica individual o de pareja?

    En psicología siempre realizamos terapia de pareja, ya sea de forma individual o con ambos miembros de la relación. Desde Psynthesis Psicología consideramos que hay cuatro áreas fundamentales en nuestra vida: la familia, los amigos, la pareja y el trabajo. Y de todos ellos hablamos en terapia. Sobre todo de la pareja.

    Sin embargo, los motivos para acudir desde una u otra modalidad son diferentes. Acudiremos a terapia de pareja cuando ambos miembros de la relación estemos de acuerdo en que hay una o varias circunstancias que están afectando a nuestra relación (problemas de comunicación o convivencia, toma de decisiones, infidelidades, etc.). Sin embargo, hay ocasiones en las que o bien uno de nosotros no quiere hacer terapia o bien consideramos que tenemos un problema personal que afecta a la relación y, por tanto, en este caso, acudiremos a terapia individual. Yo tengo un problema que afecta a la relación, pero no hay problemas en la relación en sí misma. En el primer caso, nos decantaremos por una terapia individual y en el segundo por una terapia de pareja.

    ¿Es lo mismo un psicólogo que un coach?

    No. En los últimos años se ha puesto muy de moda ir a un coach. Es cierto, que esta disciplina, en principio trabaja procesos que facilitan el desarrollo de las personas en general, como puede ser su carrera profesional (liderazgo, acompañar en procesos de capacitación, adquisición de competencias). Sin embargo, hay que tener cuidado. La gran mayoría de los coach no son psicólogos y pretenden trabajar áreas que no entran dentro de su competencia (manejo de pensamientos, emociones, etc.).

    En nuestra experiencia, nos hemos encontrado muchas veces que cuando el coach entra en ámbitos que no son acordes a su competencia o formación, hacen más mal que bien. ¿Esto quiere decir que acudir a un coach es malo? En absoluto, nuestro consejo es que, si queremos trabajar con un coach, nos aseguremos que poseen la formación necesaria (incluida la formación psicológica) para poder trabajar sin miedo y sabiendo lo que hace.

    ¿Debo tomar medicación si hago terapia psicológica?

    No siempre es necesario tomar medicación al estar realizando un proceso terapéutico. Sin embargo, cuando presentamos sintomatología grave que dificulta el flujo de la terapia, puede ser recomendable valorar el uso de fármacos para reducir la sintomatología y poder continuar con la terapia psicológica.

    Cuando esto es necesario, desde Psynthesis Psicología, recomendamos y derivamos al psiquiatra para que sea éste quien valore la prescripción farmacológica más adecuada y adaptada a cada caso en particular.