Test de inteligencia para niños

Test de inteligencia para niños

Test de inteligencia para niños

Anteriormente en el blog pudimos hablar de los test de inteligencia y su funcionamiento. Sin embargo, estos tipos de tests varían según la población a la que se aplican. ¿En qué se diferencia un test de inteligencia para adultos de uno para niños? ¿En que varían? ¿Cuándo sé si debo aplicarlo?

Cada vez son más padres que desean conocer el cociente intelectual de sus hijos. Te contamos qué test de inteligencia para niños se han desarrollado

Test de inteligencia para niños

Son muchos los padres que con frecuencia quieren saber el cociente intelectual de sus hijos, sobre todo basándose en sus resultados escolares y en su alto o bajo rendimiento en la escuela.

Normalmente los exámenes y las pruebas de nivel son suficientes, pero hay casos en los que se necesita una mayor información.

Ante estas situaciones los padres se plantean preguntas del tipo “¿mi hijo necesita educación especial?” o “¿es posible que mi hijo sea superdotado y no lo sepa?”. Siempre, ante estos casos, la duda viene de si el niño o niña en cuestión necesita de una enseñanza adaptada a sus necesidades.

La forma adecuada de resolver estas dudas es aplicando un test de inteligencia para niños que nos permita entender que está ocurriendo. Es posible que tu hijo o hija haya pasado simplemente una mala racha en el colegio y los exámenes; y, por lo tanto, sus notas hayan caído. También cabe la posibilidad de que verdaderamente necesite de un bastón en el que apoyarse. Si este fuera el caso, no pasa nada.

Ya hemos visto anteriormente en el blog que la inteligencia no es universal, y que se compone de muchos tipos. Entre ellos, por ejemplo, se encuentra la inteligencia espacial, o la inteligencia musical o corporal.

Desafortunadamente, en los colegios prima más un tipo de inteligencia que otro, sobre todo la inteligencia matemática y la inteligencia lingüística. Es por ello que, aunque tu hijo o hija no sobresalga en matemáticas o lengua, esto no quiere decir que sea mejor o peor.

Es posible que tu hijo sea un excelente bailarín y sobresalga en la inteligencia corporal. O puede que la música sea su pasión y sea esto en lo que verdaderamente destaque. O, incluso, puede que tu hijo o hija guarde en su interior a un futuro profesional de la psicología, y se le dé genial ayudar a las personas, y por lo tanto, posea una alta inteligencia inter-personal.

Las posibilidades son infinitas, pero antes de sacar conclusiones precipitadas, es necesario obtener información. Y para ello tenemos a los tests de inteligencia para niños.

 

Las pruebas de inteligencia en niños

El cociente intelectual es una medida básica de las capacidades cognitivas, y siempre se compara en relación a su grupo de edad.

Las pruebas que nos permiten obtener el CI de los niños muchas veces no utilizan el lenguaje, si no que se basan en figuras, formas, colores y demás elementos. Por otro lado, existen otras pruebas que se apoyan exclusivamente en el lenguaje y sirven para medir la capacidad lingüística.

Hay pruebas que más que pruebas, parecen juegos. Esto es muy importante, ya que un niño necesita más estimulación que un adulto para realizar un test; bien para que no se canse, o bien para que no se aburra. De este modo, nos aseguramos que al realizar la prueba haya cierto interés y diversión por parte del pequeño.

Independientemente del tipo de prueba, también es importante realizar una observación exhaustiva y mantener, cómo profesionales que somos, una entrevista personalizada con el pequeño.

De este modo nos aseguramos que vamos a seleccionar el test idóneo.

 

Ejemplo de test de inteligencia para niños

Existen multitud de test de inteligencia para niños, y dependiendo de la edad, sus pruebas varían.

Un ejemplo de test de inteligencia para niños es el WISC-V.

Este test es de los más utilizados, ya que nos permite obtener una información más completa y específica de las capacidades intelectuales. Sirve para medir las habilidades generales de pensamiento y razonamiento de niños y adolescentes entre 6 y 16 años. Se compone de 10 pruebas principales y 5 complementarias, y nos aporta datos sobre:

  • Comprensión verbal: son pruebas de semejanzas y vocabulario.
  • Viso-espacial: son actividades que requieren atención en los detalles y en la integración viso-motora. Son cubos o puzles.
  • Razonamiento fluido: pruebas que requieren el uso de operaciones mentales. Son matrices o balanzas.
  • Memoria de trabajo: actividades que precisan de aprendizaje y retención de información en la memoria mientras se completa una actividad. Son dígitos y dibujos.
  • Velocidad de procesamiento: son pruebas que requieren examinar símbolos y tomar decisiones respecto a ellos. Son claves y búsqueda de símbolos.
  • Escala total: es la puntuación total de las 10 pruebas. Define la capacidad intelectual del niño o adolescente según el grupo de comparación.

 

Si sientes que tu hijo o hija necesita realizar un test de inteligencia no dudes en contactarnos. Nosotros te podemos ayudar a resolver esta duda; pero independientemente de los resultados, lo importante es que sepas que tu hijo es único, que se lo transmitas y que, aunque no sea superdotado en lengua o cualquier otra materia, seguro que tiene varias fortalezas por descubrir y en las que destacar cómo el que más. Lo valioso no reside en las cosas que fallamos, si no en las cosas que nos llenan y nos hacen felices.

Espero haberte ayudado un poco a resolver tus dudas. Para mí siempre es un placer.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

Pablo Viñuela

Abrir chat
1
Hola. Soy Blanca Fernández, psicóloga. ¿Puedo ayudarte en algo?
Powered by
Psynthesis Psicología