Tratamiento de la ansiedad en adolescentes

tratamiento de la ansiedad en adolescentes

Tratamiento de la ansiedad en adolescentes

Cada día son más los adolescentes y jóvenes que reportan trastornos de la ansiedad. En este artículo aportaremos algo de luz sobre este tema explicando cuáles son las causas del aumento de la ansiedad y qué tratamiento es efectivo contra la ansiedad en los adolescentes.

¿Los adolescentes tienen ansiedad?

Todos sabemos que la adolescencia es una etapa complicada, donde surgen muchos cambios y las hormonas están a flor de piel. La presión de grupo, el querer ser aceptado, la rebeldía contra los padres… el cambio de ser niño a ser un poco más adulto está lleno de subidas y bajadas, y muchas veces los padres y madres no saben muy bien cómo gestionar la situación.

Uno de los puntos importantes para tener en cuenta es el hecho de que la ansiedad en los adolescentes cada vez va en mayor aumento.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, 1 de cada 3 adolescentes, con edades entre 13 y 18 años puede tener un trastorno de ansiedad. Además, entre 2007 y 2012 los trastornos de ansiedad en niños y adolescentes aumentó un 20%.

Con estas cifras es normal que nos alarmemos. Sin embargo, no todo está perdido, ya que una detección rápida y un adecuado tratamiento supone una gran ventaja, sin olvidar todas aquellas medidas preventivas que se pueden aplicar.

 

Causas del aumento de la ansiedad en los adolescentes

Antes de comenzar a explicar las causas de la ansiedad en los adolescentes, debemos tener claro que existen dos tipos de ansiedad.

Por un lado, tenemos la ansiedad sana, que se encarga de mantenernos a salvo cuando aparece algún problema. Gracias a ella podemos huir, defendernos o responder ante aquello que está pasando.

Por otro lado, existe la ansiedad patológica, la cual nos perjudica y puede derivar en fobias o trastornos de ansiedad como agorafobia o trastorno de ansiedad generalizada entre otros.

Saber diferenciar una de otra será fundamental para poder adecuar el tratamiento de la ansiedad acorde a las características del adolescente.

Existen numerosas causas que pueden provocar un trastorno de ansiedad en esta población, entre las que podemos encontrar: la presión por alcanzar el éxito y las altas expectativas; las redes sociales; y la percepción del mundo como atemorizante y peligroso.

 

La presión por alcanzar el éxito y las altas expectativas

Según una encuesta anual realizada por la “Investigación de la Educación Superior” en 2016, al preguntarle a los matriculados en el primer año de universidad si están abrumados por todo lo que tienen que hacer, el 41% de los jóvenes responde “si”, una cifra muy alta si lo comparamos con el año 2000 (28%) y 1985 (18%). Las altas expectativas que se plantean los jóvenes y la presión por ser exitosos es uno de los motivos por los que los adolescentes acuden a consulta. Desconocen la forma de organizarse y no poseen muchas herramientas para afrontar las situaciones que les preocupan.

 

Las redes sociales

Nos permiten estar conectados, pero también suponen una gran fuente de ansiedad en los adolescentes. El culto al cuerpo y a la imagen muchas veces da lugar a comparaciones y a que su autoestima se vea perjudicada. Además, al ser el medio de comunicación con sus amigos y compañeros, muchos de los problemas y discusiones que tienen entre sí son a través de aplicaciones como whatsApp o Instagram (“he visto en una foto que no han quedado conmigo”, “en twitter han dicho…”).

 

Percepción del mundo como atemorizante y peligroso

Si ponemos la televisión o vemos cualquier noticia, la mayoría se compondrá de informaciones pesimistas, alarmantes y desesperanzadoras. El cambio climático, guerras o la pandemia global son sólo algunas de las portadas vistas en los últimos meses, las cuáles no es de extrañar que sean una gran fuente de miedo e incertidumbre.

Igualmente debemos tener en cuenta que la adolescencia es una etapa del desarrollo muy importante, en la cual se dan especiales y numerosos cambios tanto físicos como cognitivos, y, por lo tanto, los jóvenes en estas edades son especialmente vulnerables.

Por esto, dotarles de herramientas que faciliten la gestión de la ansiedad en los adolescentes, y educarles e informales sobre la importancia de la salud mental serán piezas clave para poder ayudarles en el manejo de la ansiedad.

 

El tratamiento de la ansiedad

Al igual que la mayoría de los tratamientos, cuanto antes se diagnostique el problema de ansiedad, más fácil será poder manejarlo y proporcionar un tratamiento específico y adecuado a las características.

Igualmente, los tratamientos que más eficacia han probado contra los trastornos de ansiedad en los adolescentes son la terapia cognitiva conductual (TCC), y los medicamentos antidepresivos (aunque este último tratamiento no vamos a verlo en profundidad).

 

¿En qué consiste la Terapia Cognitiva Conductual?

La TCC se centra en cambiar las creencias irracionales del niño o adolescente, haciendo desaparecer su miedo mediante la exposición ante situaciones que teme.

También podemos encontrar estrategias de relajación, como la relajación progresiva de Jacobson, respiración profunda o el diálogo interno positivo. En el tratamiento de la ansiedad, este diálogo interno positivo consiste en repetir frases positivas o frases de reafirmación sobre uno mismo.

También podemos encontrar la desensibilización mediante la exposición en la imaginación y la exposición en vivo. Los niños y adolescentes tienen mucha imaginación, por lo que realizar la desensibilización supone una gran ventaja en el tratamiento de la ansiedad.

 

Desde Psynthesis Psicología queremos dar constancia de nuestro buen hacer y profesionalidad, ya que somos psicólogos especializados en el tratamiento de la ansiedad. Por ello, si notas que tu hijo o hija está más ansioso o nervioso de lo normal puedes consultarnos. Estaremos encantados de atenderos y brindaros toda la ayuda posible.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

Pablo Viñuela

Abrir chat
1
Hola. Soy Blanca Fernández, psicóloga. ¿Puedo ayudarte en algo?
Psynthesis Psicología